“Se nos fue el dinero de la feria, pero hay que seguirle”: Cuauh

Antonella Ladino

Cuernavaca, Mor., 20 de abril.- “Se nos fue el ingreso, lamentablemente pasó esta situación y ni hablar hay que seguir chambeándole, no por lo que nos iba a dar la feria vamos a seguir parados, respondió el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo, al ser cancelada la Feria de Cuernavaca por la que percibiría millón y medio de pesos, una semana antes, tras el asesinato del concesionario.

Blanco Bravo señaló, en la inauguración de un parque, que sí afectó los ingresos municipales la cancelación anticipada del evento tras la muerte del empresario y organizador de la feria, Juan Manuel García Bejarano, el pasado 6 de abril durante la cabalgata previa a la Feria pero, dijo, lamentablemente pasó esta situación, esto ya quedó atrás.

“A mí me hubiera encantado que siguiera la feria porque es una tradición para la familia, cuando mis hijos estaban chicos yo los llevaba a las ferias, porque es algo familiar”, recordó el alcalde.

El Cuauh consideró que es muy anticipado hablar de la realización o no de la Feria en su versión 2018; aseguró que lo planteará con su cuerpo edilicio y con la ciudadanía, “si la gente quiere que se haga, se hará, pero si no quiere pues no se hace”, sostuvo.

El alcalde mantuvo una actitud inaccesible para explicar si el pago de un millón y medio que debía entregar la empresa GB, propiedad de la víctima, será condonado, se pagará sólo la mitad, que fue el tiempo que sí se realizó la festividad, si la empresa enfrenta demandas por la cancelación anticipada ante la baja afluencia de visitantes en plena Semana Santa, o si habrá algún tipo de facilidades de pago para la empresa.

Cuauhtémoc avizoró que sus conflictos con el Ejecutivo estatal continuarán debido a la llegada de uno de sus adversarios políticos, el exdiputado de Nueva Alianza, Francisco Santillán Arredondo, quien el pasado lunes pidió licencia del cargo como legislador y desde entonces ocupa la titularidad de la Secretaría del Trabajo.

“¿Para qué crees que lo mandaron? Para chingarme”, respondió. El acalde capitalino aceptó que a través de los laudos laborales que enfrenta podrían destituirlo del cargo pero detalló que éstos se han pagado de manera puntual.

“Lo metieron ahí porque me va a querer chingar, por eso lo pusieron ahí, para joderme, como no han podido ahora van a seguir inventando cosas, pero yo estoy firme y no me voy a dejar de nadie” señaló.