19 años en prisión por un secuestro que, dice, no cometió

Por Antonella Ladino

Cuernavaca, Mor., 18 de mayo.- María Luisa Villanueva tenía 21 años cuando fue detenida, el 6 de enero de 1998, en un restaurante por elementos del Grupo Antisecuestro comandado por Armando Martínez Salgado, durante el gobierno del general Jorge Carrillo Olea. Su sentencia fue de 30 años de prisión por el delito de secuestro, cuyo ilícito, dice, no cometió.

Por esa acusación lleva 19 años internada en el Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso), situado en el poblado de Atlacholoaya en el municipio de Xochitepec, sur de Morelos.

Su abogado Eutiquio Daniel Santiago, considera que existe la posibilidad de que María Luisa quede en libertad toda vez que tienen una prueba documental pública, consistente en una causa penal donde demuestra y exhibe a los verdaderos responsables del delito imputado a María Luisa. Dice el litigante que en esa causa penal nunca aparece la señora ni siquiera su expareja.

Sobre el caso el Tribunal informó mediante un comunicado que el asunto ha sido atendido en tiempo y forma y actualmente se encuentra en la Sala de Jojutla, integrada por los magistrados Juan Emilio Elizalde, Jorge Gamboa y Carlos Iván, quienes analizan el expediente para presentar un proyecto al pleno y determinar si se admiten o no algunas pruebas presentadas por la defensa.

También precisó que la siguiente etapa judicial será desahogar las pruebas aportadas por la defensa en una audiencia y después los magistrados estarán en condiciones de elaborar un proyecto para proponerlo al pleno donde determinarán lo que proceda jurídicamente.

Mientras eso sucede los familiares de María Luisa Villanueva Márquez, acusada del delito de secuestro en agravio de una menor, protestaron de manera pacífica en las instalaciones del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) para pedir a los magistrados celeridad al caso.

En el sitio, el abogado defensor Eutiquio Daniel Santiago, explicó que después de revisar encontró el expediente encontró una serie de inconsistencias y muchas de las pruebas y testimonios fueron fabricados.

Ejemplificó que a María Luisa la acusaron de secuestrar a una menor de edad en junio de 1997 pero detenida hasta el 6 de enero de 1998, y luego de su captura los agentes presentaron un lote de joyas para demostrar que la familia de la víctima había pagado el rescate, pero según el abogado esa prueba fue manipulada porque las joyas estuvieron en poder de otras personas quienes fueron identificados por los familiares de la víctima.

El abogado infirió que los elementos antisecuestros “fabricaron” el delito a su cliente para sacudirse la presión social y política que pesaba contra la administración de Carrillo Olea.

“Me di cuenta que la sentencia en realidad adolecía de una terrible incongruencia y me llamó la atención pero fue difícil empezar investigar por dónde estaba, hasta que encontramos una ruta de las joyas que aparecen en la carpeta de María Luisa Villanueva. Esas joyas nos llevaron a dar con los verdaderos autores del delito. Fuimos a la hemeroteca del estado, investigamos en los anaqueles y encontramos quienes habían sido los autores del delito que relacionaron a la señora”, precisó el abogado.

Eutiquio Daniel recordó que hace dos meses iniciaron una campaña de difusión sobre el caso de María Luisa pero fue hace una semana cuando la magistrada presidenta del TSJ, María del Carmen Verónica Cuevas, dialogó con los familiares y les informó que revisarán el caso y se agilizará conforme a derecho.

Sin embargo, señaló que todos los jueves de 9:00 a 11:00 mantendrán una manifestación hasta que el Tribunal resuelva a fondo la petición.